5 de agosto de 2017

Cóseme.-

Yo sé que me miras pero no me ves. 
Yo quería tu parte, no partirme en cien. 
Tú prefieres: "aquí quedo" a "quédate". 
Yo prefiero antes la herida que la piel. 

Yo digo mañana, todo saldrá bien. 
Tú sigues diciendo no olvido el ayer. 
A ti te siguen matando dudas, 
y yo con la alma desnuda, 
diciéndote vísteme. 

3 de agosto de 2017

Que por más que no tenga sentido 
Me das la razón 
Que por más que no tenga sentido 
Aun se siente el calor

19 de julio de 2017

Déjame dejarte

Quizá esperabas que te llorara una vida entera. Por eso apareces justo cuando suelto los pañuelos. Lo tuyo es un capricho humano, lo mío necedad pura y así no vamos a ningún lado. Te deseo amor del bueno para que entiendas lo que es querer como yo te quiero, para que entiendas todo lo que dejo ahora que te dejo. Te deseo cosas buenas y me voy. Esto es abstinencia pura, no vuelvas que me matás. No me hagas tener que odiarte, es suficiente ya con no querer siquiera verte. Dejame dejarte, te lo pido bien, te lo pido por favor.

Taquicardia

Te quedó grande tanto amor en la boca
Aprendiste bien cómo conquistar desde la palabra. Realmente bien. Lo que no entendiste nunca es que para sostenerlo todo se necesita un respaldo, un respaldo que deje reposar a la verdad en calma. Para sostenerlo todo se necesitan los actos y por eso... es que a mí siempre me gustó más la gente con impulso. La gente que actúa antes de hablar. Te quedó grande tanto amor en la boca, me da taquicardia solo de saber que tu lengua se intensifica cuando así le conviene. Me arrancaste del suelo, solo para tirarme más fuerte... y la culpa fue mía por creerte.
De todo se aprende y aunque no pierda la inocencia de creer en la gente, tomo precaución con la palabra... esa que corta, que enamora y que desangra.
Basta una mentira para perderme, así funcionó siempre.

18 de julio de 2017

Ella iba caminando sola por la calle
Pensando Dios que complicado que es esto del amor
Se pregunto a si misma cual habra sido el detalle
Que seguro cupido malinterpreto

31 de marzo de 2017

Con calma y sin prisa ~

Lo mejor de él, era su “no prisa”, nunca apresuraba ni la risa ni los besos, ni sus manos toqueteándome debajo de la falda… nunca tenía prisa porque sabía que entre mi desesperación y su calma el placer reinaba, incluso cuando explotaba en su lengua él sabía ser tranquilo, constante y tranquilo, un maldito desquiciado domándome a mi, a mi que soy grito, rebeldía, a mi que no se rogar y entre sus besos aprendí a suplicar que no se detuviera… así era él, él y su calma, no hacía preguntas estúpidas mientras mis ojos morían y resucitaban, no se quejaba de mi sueño prematuro en lugar de la incómoda charla sobre el día o la semana o la vida, sobre temas que estorban al cansancio y por cortesía respondes mientras tu cuerpo exige el sueño, pero él no se quejaba, él me arropaba en su pecho y yo me dormía ligera y sudada, con la sonrisa estúpida que deja el placer tras de si, y podía despertar enloquecida por el reloj dictando las seis o emulando su calma mientras el tic tac susurra relajado las once… porque a su lado no había prisa, porque él nunca tuvo más prisa que la que tiene un ave por ir a volar… y regresar, como siempre, con calma y sin prisa…

9 de febrero de 2017

SacateLaCareta

No mientas más.. 

                                             No te das cuenta que lastimas aún más?